jueves, 19 de noviembre de 2009

Hoy coordiné un taller en esta escuela, en donde soy docente desde hace unos años.
Profesores y alumnos trabajaron con tizas y pinturas, dibujando mujeres en el piso del patio.
Debían meditar las características representativas y sus infinitas posibilidades: mujeres cansadas, tristes, viejas, apuradas, con miedo, enloquezidas, flacas, pechugonas, gordas, maltratadas, felices, barbudas...
Después de dos horas el patio se llenó de Artemisas, Hestias y Afroditas. Nada de simples mortales

No hay comentarios:

Publicar un comentario